Historia del LMI

El 12 de Mayo de 1988, y respondiendo a una oferta de dotación de infraestructura realizada a los departamentos desde la División de Ciencias de la Educación de la Universidad de Barcelona (UB), el profesor Antonio Bartolomé, del Departamento de Didáctica y Organitzación Educativa, presentó un detallado informe en el que solicitaba un equipamiento adecuado a las necesidades docentes, pero en el que hacía una propuesta más ambiciosa en relación a la introducción de recursos interactivos.

El entonces Presidente de la División V de la UB (Ciencias de la Educación), Josep M. Rotger intuyó la importancia que estos recursos alcanzarían posteriormente y apoyo una dotación de 36.000 euros lo que permitió poner en marcha un servicio de soporte a la docencia y a la investigación en el Vídeo Interactivo.

En Julio de 1988 el mismo profesor presentó un proyecto de investigación al C.I.D.E. en el que se planteaba un estudio sobre la introducción de recursos interactivos en relación a los estilos cognitivos y otros aspectos individuales y sociales. Dicho proyecto fue concedido dando lugar al primer videodisco sobre una materia ordinaria universitaria realizado en España: "Nuevas Tecnologías para la Enseñanza".

Este año se forma el embrión de lo que sería el LMI, con un primer grupo de siete estudiantes que participan fuera de su actividad docente, en el diseño y desarrollo de productos multimedia basados en videodiscos laservisión. A este grupo pertenecen Albert Esteruelas, Esther Boix, Mercé Durán,...En 1989 los profesores José Luis Rodríguez y Antonio Bartolomé consiguieron una beca de la Divisió V para viajar al Reino Unido cara a adquirir información y productos. En esa época era prácticamente imposible conseguir programas de vídeo interactivo en España.También en 1989 se organiza el primero de los dos cursos financiados por el Fondo Social Europeo sobre recursos interactivos. En 1990-91 se imparte el curso sobre "Desarrollo de software de control para Videodisco Interactivo" y en 1991-92 el curso "Diseño y desarrollo de Hipertextos/Hipermedia".En Septiembre de 1989 la División V crea el Centro de Vídeo Interactivo (CVI), y el Departamento de Didáctica y Organitzación Educativa (DOE) cede los equipos correspondientes. En este centro se trabajará durante unos 4 años hasta que la creación de un aula multimedia anexa al Centre a espaldas del grupo y en contra de sus criterios hace que este vuelva a los espacios del DOE, dejando algunos equipos cedidos ya indefinidamente. Por esta época se incorporan José Manuel Moral, Angeles Martínez...

Desde 1990 comienzan a publicarse algunos resultados de las investigaciones realizadas. También en 1990 comienza la participación de proyectos competitivos de investigación con fondos europeos, como socios (Eurotecnet, Comett-II) y como coordinadores (Comett-II).La producción de videodiscos laservisión se extiende a tres títulos, incluyendo la producción e instalación de un punto de información para el Departament de Treball de la Generalitat de Catalunya. Simultáneamente se desarrollan otros productos en formato digital, en soporte óptico como un punto de información CarAudio para Pioneer.

Entre 1991 y 1994 se extiende un período especialmente notable por la singularidad de este laboratorio en el panorama español.Con la llegada de los CD-ROM muchos otros departamentos y entidades comenzarán a trabajar los sistemas multimedia, pero en ese momento únicamente algunas instituciones como el Programa de Mitjans Audio-visuals de la Generalitat de Catalunya o un centro anexo a la Universidad de Málaga producían videodiscos interactivos.En ese período se acogen becarios, estudiantes extranjeros y nacionales en prácticas, se participa en varios proyectos europeos, se organizar seminarios internacionales, se presentan comunicaciones en conferencias internacionales y se publican artículos en revistas nacionales y extrajeras. En esa época comienzan a gestarse alguno de los grandes proyectos actuales como Grimm. La memoria elaborada para el curso 1992-93 es una buena muestra de las actividades que se llevaban a cabo.Entre otras personas que participan de este periodo cabe destacar a Dámaso Ezpeleta, Mariona Grané, Laia Maimó, Anne Kramer, ...

Durante los años 1994 y 1995 se produce una casi imperceptible transformación caracterizada por tres aspectos clave:

  • El retorno a los espacios del DOE .
  • Una menor participación en proyectos financiados a favor de un mayor volumen de contratación con empresas.
  • La consolidación de subgrupos basados en la progresiva independización de colaboradores jóvenes.

El retorno a los espacios del DOE no supone únicamente un cambio de espacio. El laboratorio se integra en el Departamento. Se enriquecen las relaciones entre los miembros del grupo y los miembros del Departamento, del que pasan a formar parte. Por otro lado, el laboratorio actúa como un dinamizador del Departamento, promoviendo la implantación y el desarrollo de una Intranet que ha convertido al DOE en un departamento pionero y avanzado en el uso de los recursos telemáticos.El impasse que se produce en la Unión Europea durante la transición al Cuarto programa marco hace que el laboratorio se vuelva hacia las empresas como solución para conseguir mantener los niveles de financiación.La madurez obtenida también permite ofrecer un marco de I+D que pueda resultar atractivo a empresas. Aunque ya había habido algunas experiencias previas de creación de grupos independientes, es ahora cuando algunos de los investigadores junior comienzan a conseguir sus propios contratos, alguno realmente importante como el que consolida al grupo en el diseño y coordinación de Activa Multimedia, de Plaza Janés. Algunos miembros del grupo son contratados por empresas y otros pasan a ocupar plazas como profesor en diferentes departamentos de la Universidad de Barcelona.

En 1999, el coordinador del Laboratorio, Antonio Bartolomé, se acoge oficialmente a un cambio de departamento y de estudios, y pasa a formar parte del Departamento de Didáctica Visual y Plástica como jefe de estudios de Comunicación Audiovisual, estudio de segundo ciclo que nace en la Universidad de Barcelona.

En ese momento el espacio del Laboratori de Mitjans Interactius cambia dentro del propio campus, y pasa a formar parte del Departament de Didàctica de l’Educació Visual i Plàstica de la Facultat de Formació del Professorat.

Entre 1999 y 2002 participamos en proyectos europeos (Pictte) pero nuestra actividad se centra en el desarrollo de propuestas de e-Learning (Master Aplicación de las Nuevas Tecnologías a la Educación), al tiempo que se investiga sobre las posibilidades del vídeo digital como un nuevo medio comunicativo.

El Laboratorio de Medios Interactivos se reorienta hacia las áreas de Comunicación Audiovisual y Arte. Y se incorpora Antoni Mercader que a partir de ahora lanzará en el seno del grupo una potente línea relacionando los medios digitales y la producción artística contemporánea.

Durante estos años contamos con Marcos Morcate, Inyaki Sanz, Nèlia Cuadros, Fran García, Eva Martínez, Jordi Pardo, y tantos otros estudiantes de CAV que luego han ido desarrollando sus propios proyectos empresariales.

Desde 2002 se integra en el grupo de investigación de calidad Vall ("Comunicación, Arte y Educación") del Departamento de Didáctica de la Educación Visual y Plástica.

Durante estos cinco años el LMI funciona como un laboratorio de soporte a algunas líneas de investigación del grupo Vall. Participa activamente en proyectos europeos dentro del programa eLearning, en una línea de alfabetización digital (coordina los proyectos eClipse, Xenoclipse y Xenoclipse.net) y en relación a entornos de enseñanza potenciados por la tecnología (participa en Telepeers y la red Kaleidoscope). También participa en PIC, un proyecto Grundvig en la línea de alfabetización digital.

El grupo también desarrolla una línea de investigación y desarrollo en relación al Arte Conceptual, primero, y al Media Art después. Coordina el proyecto Vivid Radical Memory en el programa europeo Culture 2000, y participa en Gama, en el programa europeo eContent.

Al mismo tiempo desarrolla otros proyectos a nivel nacional y local, especialmente en el campo de la innovación educativa por lo que el año 2007 el grupo Vall es reconocido como grupo de Innovación docente consolidado por la Universitat de Barcelona.

Miguel Angel Muras diseña el nuevo logo del laboratorio, así como la nueva web. que pasa a funcionar sobre una base de datos.

Durante este período se incorporan Cilia Willem, Martín Aiello, Joan Frigola, Lucrezia Crescenzi, Valerie Rubinstein, Miguel Angel Muras, Eva Carbó, Laura P. Sola, Jaime Bartolomé, Marga Carreras, Monica Mato, ...

El año 2008 y coincidiendo con el 20 aniversario del LMI, éste se convierte en grupo de investigación independiente dentro de la Universidad de Barcelona. Para ello incorpora a investigadores de otros departamentos y otras universidades como Jordi Sancho, Raúl Martínez, Rosa Tarruella, Elena Cano, José Manuel Llop, Leo Martín, Patricia Compañó, Inés Carles, Anaïs Le Corvec, Jaime Fabregat...

También se incorporan Rafael Suarez, Karina Olmedo, Gonzalo Marchena.

El primer proyecto que inaugura esta nueva etapa es Bridge-IT, una red que coordina el LMI y que recibe una financiación de 462.000 euros para los próximos dos años, con la participación de 24 socios.

El año 2009 el LMI se presenta por primera vez a la convocatoria de grupos de investigación de la Generalitat de Catalunya, obteniendo la máxima puntuación dentro de las facultades de Pedagogía y de Formación del Profesorado, siendo reconocido y financiado, con el identificador 2009 SGR 847.

El 2009 se inicia una nueva etapa para el grupo que va focalizando sus investigaciones y proyectos desde la perspectiva de la educación y los medios de comunicación.

El 2014, el LMI es reconocido como grupo de investigación interuniversitario con el identificador 2014 SGR 604.

Pasamos a ser el Laboratori de Medios Interactivos de la Universitat de Barcelona – Universitat de Vic – Universitat Central de Catalunya.